jueves, 25 de noviembre de 2010

Viaje a lo inesperado


Epílogo: (leer como un legal de radio) En el post anterior me refería al estado de las callecitas porteñas, y si, parecen un campo de prueba de misiles, o que Godzilla las hubiera utilizado como pasarela. Eso sin contar que todas están destripadas al mismo tiempo, lo que provoca que los recorridos de los colectivos sean cada día, como dijo Miguel, como una aventura de Indiana Jones.

Situación que altera un poco el humor de los nobles colectiveros. Están los que adoptan una postura irónica, los gritones, los protestones, los vehementes, también están los que se mantienen incólumes ante este caos y conservan su amabilidad y don de gente. Claro, esos son los menos.

No se quien es el responsable del trazado urbano, pero en algunos barrios dos calles son mano y las dos siguientes contramano, entonces si se produce un desvío por una cuadra, se tienen que hacer por lo menos seis. A veces durante ese desvío somos entretenidos por el relato del conductor sobre las andanzas de la abuela, madre y/o hermana del Jefe de Gobierno.

El otro día puntualmente, un colectivero tuvo que desviarse por el corte de una calle, estaba enardecido, no se cuantas cuadras protestó por el suceso, pero fueron muchas. Su reclamo se originaba en que no había ningún “Coso Verde” en la esquina para informar sobre el corte.

Aclaración: (velocidad de legal de radio) “Coso Verde” se refería a lo que sobro de la Guardia Urbana, no se como se llaman ahora, son esos chicos que tienen como unos tiradores fluorescente  cruzados sobre el pecho,  y que parece que hubieran dormido con la ropa puesta, bueno, esos mismos.

Volvemos al chofer, también caímos los pasajeros dentro de su bolsa protestista, vociferaba, claro total la gente no dice nada, por eso estamos así, y tenia razón, nadie dijo nada, había un silencio sepulcral.

Pero ¿sabés por que nadie decía nada?, a vos te lo digo chofer gritón y malhumorado, si a vos, al “Coso Verde”, lo vimos todos estaba paradito en la esquina, el único que no lo vio fuiste vos, y ¿sabes por que no lo viste? por que estabas hablando por celular.

Por eso nadie dijo nada, ¿entendiste, ridículo?

Que alivio, se lo dije

Besoo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.