jueves, 20 de enero de 2011

Bienvenidos al tren ...

Para no cambiar de andén, voy a seguir con mi enumeración cuasi taxativa de gustos, disgustos, miedos y fobias. Creo que este relato va a contener una mezcla de todo eso, además de amargas quejas y protestas.

Y ya que mencioné el andén, les voy a contar mis experiencias trenísticas. Cuando era chica, inocente e inconsciente, adoraba viajar en tren. Lo utilizábamos bastante seguido, en general era en ocasiones divertidas, como para ir de visita, al Zoo, etc.

Lo que más llamaba mi atención era que no se veía al conductor, lo que convertía al tren en una especie de mágico misterio autodeslizante. El recorrido también era una aventura que incluía túneles interminables y oscuros, algún que otro laguito con sus respectivos patos, los caballitos en el hipódromo. Lo que más me gustaban eran los puentes sobre nivel: el tren estaba por un ratito en el aire, y veías todo desde arriba como si fueras en un avión. Y si te aburrías un poco o eras algo inquieta (como en mi caso, ¿les dije que soy un tanto modesta, no?) podías caminar por el vagón .

Como habrán notado, me estoy refiriendo a este ex noble transporte en tiempo pasado. En la actualidad evito viajar en tren. Dejó ya de ser una experiencia mágica para convertirse en, como decirlo, un experimento craneado por un sádico desequilibrado. Sí, tal vez sea ese el término adecuado. Igual se aceptan sugerencias.

Mi solidaridad con aquellos sufridos seres que todos los días se ven obligados a pasar por esa constrictora experiencia. Que, según sea el caso. nos remite a los trenes de la India o al Animal Planet. Lo único que faltaría para completar el efecto sería una apoyatura auditiva, mediante un locutor en off con voz de documental relatando las conductas observadas.

Tal vez siempre haya sido igual, a lo mejor el cristal de la niñez disfraza las cosas o dulcifica las experiencias.

En fin, empresas trenísticas, pónganse las pilas, por que se viaja como la real y verdadera M … No sean mal pensados, Mona. Pensándolo bien, tienen razón, la otra palabra es mucho más adecuada.

Besooo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.