miércoles, 19 de enero de 2011

Rostros Pétreos

 

Cada vez hay más gente que usa botox, y en estos días el tema esta en la palestra. Las mujeres se lo aplican desde muy chicas y sin necesidad. Los hombres también caen en sus redes, no confiesan, pero … se vé.

Lo que no me explico es porque. Es lo más antinatural que he visto. En realidad no, los pómulos con las bocas  riñón asimétrico y los lentes de contacto tipo ojo de muñeca de los 90 también eran algo horroroso. Y lo peor era su uniformidad impersonal,  todas quedaban exactamente iguales, como si hubieran comprado una máscara en una casa de cotillón. Poco o nada tenía eso de belleza.

En fin, cada época tiene su icono de aberración estética. Estos son los tiempos del botox, que nos deja caras estiradas, como de frente al pampero y sin expresión alguna. Levantan las cejas, se ríen y nada se mueve, es como un bloque, todo esta tenso, rígido, duro, brilloso. Parece como si la piel estuviese cubierta por una película plástica,  a punto de rajarse por la tensión.

Cuando fui a ver  Australia, me pasé toda la película sufriendo por lo que se había hecho Nicole Kidman. No tengo idea del argumento, lo único que ocupaba mi cabeza era como arreglar mentalmente  esa especie de parálisis que  impedía que su cara tuviera alguna expresión.

Hace un tiempo ví una publicidad de esos sitios de compras telefónicas, que ofrecían unas bandas elásticas ajustables para hacerte una suerte de estirada casera. Se pegaban con una  cinta a prueba de agua a ambos lados de las sienes y casi a la altura de la nuca, detrás de las orejas. Una vez colocadas, tenías que ir estirando hasta tener el “Lifting” deseado y se disimulaban debajo del pelo.

El proceso “Liftingtorio” terminaba atando las bandas con un nudo que unía ambos extremos. Los ruegos, plegarias  y súplicas para que el nudo quedara fijo  corrían por cuenta del usuario .  Algo inverosímil, una porquería total, es imposible obtener un estiramiento parejo. De un perfil das de 25 y del otro de 54, pero muy mal vividos.

Les dejo una idea, ustedes verán que hacen. Podrían ir probando con  elásticos y cinta adhesiva hipoalergénica, sería como una reconstrucción, no perdón pésima elección de palabra, mejor como un ensayo o dramatización. Si les gusta hacen algo más definitivo y sobre todo menos  dramático, no sé, digo  …

Besoo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.