jueves, 14 de abril de 2011

¿Será inversamente proporcional?

Hoy mi atención fue captada por una noticia que me alarmo y me hizo reflexionar. Quieren cambiar la forma de medir la calidad educativa. Para los especialistas, hay riesgos de “facilismo” y de nivelar para abajo.
Un gran número de habitantes tiene computadoras en su domicilio. Gran parte de ellos tiene contratado servicio de conexión a Internet. La mayoría de los adolescentes tienen mail, pertenecen a alguna red social. Cuentan además con teléfonos que se conectan a internet, iPhone, iPad, tabletas, notebook, netbook y conexión Wi Fi.
Esto sonará a publicidad remanida, pero con un simple tipeo o un click el universo informativo esta ahí. Aparece mágicamente ante sus ojos. Su sed de sabiduría es saciada inmediatamente por la obtención de información al instante.
Tengo muy buena memoria y todavía recuerdo mis épocas de estudiante, allá por los años 80. La búsqueda de información no era una empresa fácil. Íbamos a un lugar que se llamaba biblioteca. Allí buscábamos datos durante horas en libros con olor a libros (supongo que seria una mezcla de ácaros y humedad).
En el colegio secundario teníamos algo así como doce materias, para que, como se decía en aquellos días tuviéramos cultura general. Sin embargo, nuestra educación era de menor calidad que la que recibieron nuestros padres.
Y aunque parezca difícil de creer con todos los avances tecnológicos y la globalización, la tecno generación tiene menos conocimientos que la generación del ábaco. La cultura ¿será inversamente proporcional a los avances tecnológicos o será solo una sensación?
Tal vez las generaciones que nos precedieron no le dedicaron tanto tiempo a materias como piquetes, escraches, o a mirar por horas peleas televisivas notoriamente armadas. Tal vez ellos sabían más por que estudiaban más, por que tenían una mayor avidez por el conocimiento y una mayor complejidad para obtenerlo. En aquellos días nadie quería llevar el estigma de ignorante. El conocimiento es único patrimonio que te es propio, nadie podrá quitártelo, nunca.
Tal vez prime en las nuevas generaciones la cultura del rico y famoso instantáneo, así que ¿para que prepararse si con lo que saben basta y sobra?.
Volvamos a igualar para arriba, desterremos para siempre la vergonzosa y poco feliz frase que tanto daño nos ha hecho: ”alpargatas si, libros no”. ¿Por que no aspirar a ambas cosas?
Ojala las autoridades puedan enriquecer este sistema educativo tan debilitado.
Besooo
PD: No se me olviden de la Feria de Pascuas: “Dulces Pascuas” el 16 a partir de las 16 Hs. Calle Ntra. Sra. del Carmen 2332 Sáenz Peña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.