lunes, 9 de mayo de 2011

La historia que alguna vez ¿tendrá fin?

No sé si será esto de la superabundancia de información, o lo de la información globalizada o lo de los globos en la información. Pero los “chicos buenos” esos a los que todo el planeta “adora”, están quedando nuevamente como tarúpidos ante el mundo con su reciente ¿acto de justicia?.

Lo peor es que deben estar gastando fortunas en esto de hacer circular información... no digamos "falsa", que queda muy feo, digámosle "apócrifa", que es un término polícamente correcto. Pero ¿con qué necesidad, si igualmente nadie les cree?

Un encumbrado ex funcionario, de administraciones anteriores a la del presidente (que tiene un color diferente al de los otros,  el mismo al que antes todos querían y ahora es menos popular que el mate, que el mate allá, no acá) sostiene que Osama habría fallecido en el año 2002, y da razones bastante plausibles. Y aunque no lo fueran tanto, resultan mucho más verosímiles que la versión Holliwoodense montada para la ocasión.

Si tuviera que calificar esta pantomima como una película, teniendo en cuenta una escala del uno al cinco, yo la calificaría con 1. Claro por que no hay más bajo, es del uno al cinco, pero con todo gusto si pudiera abstraerme de esa limitación, le pondría menos. Las actuaciones podrían definirse como sobreactuadas, frías, y carentes de realismo. Al argumento lo definiría como poco convincente, huérfano de creatividad, imaginación y credibilidad.

Podría decirse que a la historia le faltó garra, tripa, espíritu, coraje, determinación y sobre todo, definición. Por más que se intente mirarla con buenos ojos y se ponga buena voluntad, el argumento no tiene ni pies ni cabeza. Está plagado de inexactitudes, contradicciones y falencias. Daría la sensación de ser algo armado contra reloj, mal y pronto. Donde en el último minuto se le da un final inapropiado por que el tiempo se agota.

Un capítulo aparte merecen los efectos especiales que parecen hechos por aplicados estudiantes de una escuela primaria. Obviamente para no desentonar  con el resto del film.

No sé si lo habrán notado, pero sinceramente no me gustó para nada. Ni siquiera está a la altura de una mediocre película pochoclera.  Más que una producción de Holliwood parecería ser una modesta, esforzada, más no lograda producción de Boliwood.

Pero muchachos, la próxima vez recurran a profesionales. Teniendo nosotros tanto guionista mal empleado, tanto jefe de campaña y político imaginativo, otra vez que necesiten algo así pídannos una mano con confianza. ¿Qué tanto?

Besooo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.