lunes, 16 de mayo de 2011

Metros y metros de Metropolitana

Tal vez mi lucha sea vana, intrascendente, casi anónima, como sacar agua del mar con un dedal. Tal vez sea una soñadora, pero seguramente no soy la única. Por eso sigo aquí, en pie de lucha, quejándome sin prisa y sin pausa.

Esta vez no habrá analogías poéticas, no hay tiempo. El tema es urgente y amerita que sea ejecutiva, clara, concisa, dura, crítica, expresa, directa. Hoy voy a sumar mi crítica, y los argumentos que le dan base, a la tan criticada y vapuleada Policía Metropolitana.

El uniforme, de esta reciente fuerza de seguridad nos remite a los Bobbies (Policía Británica). Los nuestros parecen Bobbies pero reducidos por que flotan en sus enormes uniformes. Desconozco la razón que dio origen a tamaños aires de grandeza. Se me ocurren unas cuantas razones para justificar esa desmesura, no sé si alguna será plausible, pero son las posibles causas que salieron de mi mollera. Puede ser que los agentes antes pesaran o midieran más, o que los uniformes hayan sido comprados en un outlet de talles grandes. Que los hayan cobrado por metro, que tuvieran miedo que la tela encogiera, o que hayan comprado tela de más, pero mucha, y dijeron “¡Ma´ si, total!”. Quizá tengan la esperanza de que peguen el estirón y el uniforme no les quede, o tal vez mirándose en el espejo de la Federal, y teniendo en cuenta el operativo Carolina, pensaron… mejor les dejamos unos metritos.

Quizá alguna de estas razones sea la razón, aunque tal vez ninguna. Lo cierto es que el uniforme a algunos les queda holgado, a otros les queda grande, y a otros enorme, esto lo digo en sentido literal y en sentido figurado.

El otro día iba caminando por la calle. Delante de mí iban dos… no se si sé los llama así, agentes. Una femenina y un masculino, son los que tienen un cartel en la espalda que dice Tránsito. Iban caminando muy lento, contra el viento, con sus uniformes flameando. Lo que no sé es si iban caminando lento por el tamaño de los uniformes o por que iban mandando mensajes de texto y sacándose fotos a cada paso. La verdad es que no me quedo claro.

Otra de las costumbres que he notado en esta especie de “tribu urbana” es que se reúnen en las esquinas a comentar distintos hechos, entre risas y gritos, igual a los chicos cuando salen del colegio. Desconozco si estaban o no en horario de clase, perdón, de trabajo. Pero chicos, acuérdense siempre de lo que decía la Hermana Victoria: el uniforme representa al Colegio y mientras estén con el uniforme deben respetarlo. En este caso sería lo mismo pero donde dice “Colegio” reemplácenlo con “Policía Metropolitana”.

No sé si la Metropolitana trabaja bien o mal, es una fuerza nueva y con poco presupuesto. Al menos esas son las defensas que esgrime el gobierno. Como decía mi abuela Máxima: no solo hay que serlo sino también parecerlo.

Besooo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.