martes, 28 de junio de 2011

¿Una cuestión de estado o un estado de cuestiones?

Acallados un poco los ecos deportivos por el descenso y los desmanes (vistos por todo el mundo menos por la TV Pública), que casi eclipsaron el pomposo anuncio presidencial, nuestra vida sigue inexorable su rumbo. El sol sigue saliendo y la Tierra sigue girando, estando en la A, en la B o aún más abajo.

La ola polar nos tiene tiritando, excepto a Piumato y a sus colegas sindicalistas y piqueteros, que están que arden, por que no han sido convocados para formar parte en esta “soñada fórmula”. Según sus propias palabras, no se tuvo en cuenta al movimiento obrero para defender el modelo en el Congreso (Sic).

A este respecto a mi se me plantea una duda casi existencial, los sindicalistas ¿no están para defender los intereses de los trabajadores que representan? Entonces ¿Por qué defender el modelo? No sé a ustedes, pero a mi no termina de quedarme claro.

Otro que tampoco está feliz con las listas que estan listas es el Gobernador Motonáutico con su compañerito de formula. Parece que la designación de Mariotto no le cayó nada bien, sino todo lo contrario. Si bien demostró ser un fusible conducible, fácilmente manejable y dirigible, esta vez no hizo el menor esfuerzo para disimular su disgusto, que es cruel y es mucho.

Para constatar esta subjetiva apreciación basta con ver la foto que se tomó con su partener político (quien lo ase fuertemente del brazo para asegurarse que salga en la foto) en el Banco Provincia, para constatar su estado de ánimo, que por ahora en mi modesta opinión viendo su sonrisa pétrea,  de compromiso, tensa, fingida, sólo es broncólico, espero que no tome un cariz peligroso y se le dé por hacer algo drástico, irreparable, por ejemplo atentar contra el emblemático jopo de algún candidato.

Mariotto en cambio está exultante, no hace más que ensalzar, adular, ponderar la labor de quien lo puso donde lo puso. En realidad no sé si lo puso o lo impuso, estar está y eso es lo que cuenta, al menos para él.

Él dice que ella es como la Perón y Evita de nuestro tiempo, la continuadora del modelo. Con ella hay una continuidad histórica con una adecuación de estilos y de tiempo pero sobre la base profunda de un pueblo que construye colectivamente. ¿Se referirá a las viviendas de Schoklender?. No sé, no estoy segura, eso tampoco me queda muy claro.

Y debo aclarar que no es lo único que no me queda claro, hay varios puntos que carecen de claridad, que nublan mi entendimiento y me confunden. Me oscurecen y evitan que acuda la claridad en su brioso corcel en mi rescate, y aclarar mi mente poco clara.

Besooo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.