miércoles, 6 de julio de 2011

De presencias, ausencias y porcentajes

Promedia la campaña para ocupar el cargo de Jefe de Gobierno, el domingo va a ser la hora de la verdad. Tal vez se develará el misterio (si no hay segunda vuelta) y conozcamos a quien regirá el destino de los porteños en los próximos cuatro años. Los candidatos están allí, en las listas, esperando a ser votados.

Para aumentar el fragor de la campaña, que por cierto fue un tanto tibia y felizmente un poco más civilizada que en otras ocasiones (aunque hubo ciertos extraños allanamientos de último momento no muy claros) tuvo algunos condimentos interesantes, que van mostrando un posible esbozo de lo que van a ser las primarias y las generales de octubre.

Uno de los referidos condimentos campañísticos son las encuestas hechas por los distintos candidatos. Todas por supuesto fueron mutando progresivamente, dieron resultados, proyecciones y porcentajes por demás disímiles. Claro, todo depende del cristal con que se mire, y de la vara con que se mida, en teoría, todo debería ser mirado por el mismo cristal y medido con la misma vara para que los resultados sean parejos,  y así  todo tenga la misma vista y la misma medida. Pero, en la práctica entran a jugar otras cuestiones, como quien obla la referida encuesta. Quizás algunas consultoras apliquen el principio del cliente siempre tiene razón, o aplicado al caso que nos ocupa, el cliente es el mejor posicionado.

El otro ingrediente significativo fue el debate o debates televisivos, que a su vez trajeron aparejados otros debates generados en los votantes. Hubo presencias, ausencias, impedimentos, invitaciones, no invitaciones, declinaciones y objeciones ideológicas. En fin, nimiedades de la política. Hoy es el último debate, van a participar 10 de los 14 candidatos.

A este debate sí va a ir el candidato que no quiso ir al otro debate por objeciones ideológicas, pero no va el que fue al otro debate, por que dice que se armó especialmente para el candidato de las objeciones. Si, lo sé, es un lío explicarlo y otro lío entenderlo, pero no es más que mi descripción de la conducta de estos dos niños, digo candidatos.

Otra cosita, un detalle de color que a lo mejor les parezca una cara cuestión menor: el debate que se va a llevar a cabo en el Cine Cosmos organizado por la UBA, nos va a costar algo así como $ 100.000.- Con esos dinerillos se van a sufragar los gastos de atriles, escenografía (que por el monto, como mínimo se la deben haber encargado a Cesar Pelli), banners, catering para 100 periodistas. Pero, tal vez también les alcance para pitos, matracas y seguramente un carnaval carioca en el que participaran todos los asistentes una vez finalizado el debate.

La novedad  en estas elecciones  es que por primera vez se va a votar en mesas mixtas, y vamos a elegir comuneros, que son  una suerte de delegados de cada comuna.

Lo importante es que una vez más, el domingo tendremos la posibilidad de ejercer nuestro derecho como ciudadanos, y elegir, entre lo que hay a lo que consideremos lo “mejorcito”.

Besooo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.