miércoles, 7 de septiembre de 2011

Enmarcadas

Están presentes en todas ellas. Los lugares en los que se encuentran varían, no se sigue un patrón ni una ubicación lógica, destacada. La consigna es que estén, y la cumplen al pie de la letra, por que allí están aunque no necesariamente para bien.
Su tamaño es pequeño, sus formas, materiales y texturas son muy diferentes. Sus colores suelen ser variados, a veces casi se camuflan con el objeto principal, lo cual representa un poco feliz inconveniente. Otras veces sus colores son muy estridentes, lo que oficia como un aviso, como un icono a ser erradicado.
Su inutilidad se pone de manifiesto en todo momento, pero se hace más evidente ante la existencia del objeto del cual eran accesorias. No obstante lo cual, existen, permanecen y se reproducen. Cumplen la regla a rajatabla dejando de lado la excepción, el mal ejemplo cunde, se profundiza, se pone de moda y se hace evidente.
Algunas personas las consideran un medio de expresión, una forma de comunicación y difusión. Claro, las opiniones suelen ser subjetivas. Menos mal. Si yo pudiera las erradicaría por antipáticas y pretenciosas. Y eso cuando las encontrás enteras, lo malo es cuando solo encontrás una parte, porque significa que pasó lo que no debía pasar, algo fatídico e impensado.
Lo que es moda no incomoda, excepto esas etiquetitas molestas y funestas con las que ahora viene la fruta, toda la fruta. Antes eran sólo las bananas, lo que no molestaba por que para comerlas tenés que quitar esa cáscara enmarcada. Después fueron las naranjas, pero tampoco me importo por que sería más que díficil el que intentara comerlas con cáscara. Pero ahora es diferente, por que también se embarcaron en esa nueva modalidad marquetinera y poco útil las manzanas.
Antes tomabas una manzana, la lavabas y te la comías. Ahora no, las tareas se han complejizado, hay que lavarla, acordarse que tiene una etiqueta, revisar la manzana minuciosamente y rodearla en su busqueda, porque a veces parece que no están, pero están donde menos lo esperás. Por último, pero no menos importante, tratar de sacar la susodicha etiquetita entera o en la menor cantidad de pedazos posibles. La otra opción aunque un poco más cruenta y trabajosa, es buscar un cuchillo y ajusticiar a la referida etiqueta. Recién entonces, podés comer tu ansiada manzana. Eso, claro está, si es que todavía tenés hambre.
Pero puede pasar algo aún peor: que te acuerdes de la etiqueta sólo en el momento en que ese pedazo de papel, con más o menos plástico, entintado y engomado, es por vos masticado. Esos son los momentos en los que no solo recordás que había una etiqueta que debías quitar. Sino también recordas con conceptos no del todo amables al fabricante, sus ascendientes, descendientes y colaterales en varios grados.
La vida ya de por sí es difícil. Entonces ¿por qué complicarla más?. Desde hoy empiezo desde aquí mi pequeño bastión, mi humilde campaña: “por un mundo sin etiquetas”.
Besooo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.