martes, 20 de diciembre de 2011

Estrecha Mente

Un cuadrado no entra físicamente en el espacio de un círculo, es materialmente imposible, y, lo mismo ocurre a la inversa. La mezcla de blanco y negro forma distintas tonalidades de grises, que van desde el gris muy claro, casi blanco al gris oscuro, casi negro. El casi marca la diferencia, el casi es el quid de la cuestión.
Y la cuestión misma es que el casi no puede ser visto por todos. Algunos únicamente ven el blanco o el negro, ignorando la existencia de un gris claro y un gris oscuro. Entonces ¿Cómo hacerles ver, cómo hacerles entender que existe una sutil diferencia, que hay matices? ¿Cómo hacer ver lo que no se quiere ver, o, cómo hacer entender lo que no se quiere entender? ¿Cómo hacerlo manteniendo nuestra integridad? ¿Cómo hacerlo sin perder nuestro eje, o lo que es peor nuestros cabales?
La intención no es cambiar las reglas, resoluciones, acordadas, o el orden establecido. La intención es que noten los matices, las sutilezas las diferencias, el “casi”. Apelar a su racionalidad, razonabilidad y sentido común.
Racionalidad, razonabilidad, sentido común y amabilidad de la que fueron privados, despojados e inhibidos de utilizar cuando ingresaron en la función pública. El ser burócrata todo lo cambia, ellos todo lo pueden, todo menos entender, razonar, escuchar e interpretar.
Es la tercera vez que voy a la AFIP para hacer un trámite simple, fácil, rápido, indoloro. Esto es en teoría, la realidad es otra, mucho más cruel. Y muy diferente de la que se ve a través de los fríos ojos de un burócrata.
El motivo que obstaculiza el comienzo y consecuente finalización de mi trámite es: un numerito. Numerito este que ha mutado, y no conseguimos encontrarlo dos veces escrito de la misma manera. En una a veces consta solo solito, y otras esta acompañadito. ¿Cuál es el verdadero? Los dos… y eso es lo que no entienden. Las cosas pueden verse de maneras diferentes, algo puede ser de una u otra manera. Pero para ellos eso es imposible, tiene que ser de una u otra manera, jamás de ambas.
Para que la Sra. AFIP constate que yo vivo donde digo que vivo, tengo que llevar dos servicios a mi nombre que lo acrediten. Al menos eso es lo que ellos creen, y la fe mueve montañas. En fin, entonces llevé la factura de celular y la de cable. En la primera dice la dirección y PB 4, en la segunda además de la dirección dice 4.
El problema existencial que se le plantea a esta gente es: si realmente vivo en PB 4 o si vivo en el 4 piso. No hubo manera de hacerles entender que vivo en un PH con 4 departamentos. A ellos eso no les basta, quieren precisiones, datos incontestables, sólidos, fidedignos.
A ellos nadie les va a meter gato por liebre ni PB 4, por piso 4. Por mas que intente denodadamente y hasta casi perder la paciencia explicarles, graficarles, narrarles, probarles con mi DNI que vivía en un PH 4 y no en un piso 4. Todo fue inútil, no hubo manera, no entendieron los casi, ni los grises.
Tendré que volver mañana, con una constancia que no constata, pero que dice lo mismo que ellos quieren que diga, La duda que se me plantea es: que hago poner en la constancia que no constata, para que ellos constaten.
¿Qué constatará mejor lo que no se constató? ¿Qué conste PB 4 o que sólo conste 4? No lo sé, mi constatación ha constatado que estoy confundida, ¿será contagioso?
Besooo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.