miércoles, 7 de marzo de 2012

Cuando te toco…

Te miro, tu superficie es dueña de toda mi atención, mis ojos te miran profundo, escrutándote, tratando de desentrañarte. Todo en vos me atrae, me convoca lo que hace que te evoque. Intento tocarte aunque sé que debo frenar y refrenar ese impulso. Sé que producís en mi sensaciones encontradas, aunque tu efecto hace que las olvide por completo.
Busco en mi memoria lo que siento al tocarte, el solo pensarlo, pensarme y pensarte me hace estremecer. Entonces tomo distancia, te miro, y admiro por enésima vez. El tocarte me atrae como el abismo, tu voz muda me inunda, me llama y reclama el contacto.
Sobreviene la magia, ese efecto inexplicable que sobrecoge, embriaga. Ese efecto que se adueña de todo nuestro ser, que se apodera de nuestras sensaciones y domina nuestras acciones. Ese efecto que inhibe todo en mí y sólo hace visible un norte, una meta, un objetivo, mi objetivo.
Mi instinto se hace presente y hace surgir ese impulso irreprimible que me hace seguirlo hasta lograr su cometido. Por fin mis manos hacen contacto y te toco. Mis sensaciones resurgen en mi memoria, aparecen, se encuentran se confunden, chocan y se funden.
Nada es del todo claro, nada es del todo bello, ni del todo feo, ni del todo desagradable. Nada es del todo, nada es absoluto, todo es a medias y desmedido. Lo que siento es extraño y conocido, me colma, me desborda, me controla y descontrola. Hace que mi piel se erice como la de un erizo que se protege de algo que lo amenaza.
Todo eso desencadena el solo y simple hecho de que mis dedos te rocen, o que mi mano se pose en tu superficie o que te tome entre ellas. Debo reconocerte un gran mérito y un enorme poder sobre mis sensaciones. Debo reconocer que, siendo objetos cotidianos, provocan en mi las mismas reacciones que me producen ciertos sentimientos y emociones profundos y sublimes.
Y lo peor es que, por más que lo piense, no entiendo porque. Así es. No soporto la textura del algodón, la lana de acero, la fécula en general y la tiza, sea en polvo o compacta. El solo verlos me produce escalofríos y mi piel se eriza. Sé que su textura me desagrada, me agrede, pero no puedo dejar de mirarlos e intentar tocarlos.
Sus texturas me fascinan, es como mirar fijo una luz o girar y girar. Sabés que te hace mal, que te vas a arrepentir de haberlo hecho. Que te vas a cuestionar y culpar por haberlo hecho, pero no podés dejar de hacerlo. Es atractivo, magnético, irresistible. En fin, nadie es perfecto y yo soy el ejemplo palmario y viviente de ello…

Besooo.

2 comentarios:

  1. Éste me gustó mucho. A mi hermana le pasa lo mismo con las texturas porosas. :/ ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Al fin encuentro a alguien que le pasa lo mismo. Beso

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.