viernes, 14 de septiembre de 2012

Oid Mortales…

 

No siempre se quiere ver la realidad, a veces se vive en una realidad paralela. Una realidad que es cómoda, que no duele. Se vive en una realidad ideal, en la que todo trascurre según lo deseado.

En nuestro país parece haber dos realidades muy diferentes, totalmente opuestas, disímiles, paralelas, irreconciliables. Vemos a la moneda con dos caras diferentes.

Una es la realidad que ve el gobierno y sus partidarios, que es muy diferente a la que vivimos nosotros todos los días.

Y por eso ayer nos manifestamos, para que nos escuchen, para que se enteren, para que sepan, para que vean lo que nosotros vemos. Ojalá les importe, ojalá no sea tarde, ojalá nos escuchen, ojalá puedan verlo.

Ellos ven una protesta de gente de clase media alta. Nosotros vemos una protesta muy polarizada, había de todo. Ellos piensan que protestamos porque no nos dejan comprar dólares.

Tal vez ese sea uno de los motivos, pero no el único. Hay otros, muchos, tal vez demasiados. Algunas de las cuestiones: la inseguridad que nunca fue una sensación para nosotros. La corrupción, todavía no sabemos a quien o quienes van a pagar la expropiación por la Ex Ciccone. La intención de reformar la Constitución para establecer un mandato eterno.

El clientelismo, que todos estamos coaccionados a mantener. La falta de libertades, la intolerancia, que hacen ver como enemigos a los que pensamos distinto. La inflación encubierta, hija ilegitima, a la que el gobierno se niega a reconocer.

La Cámpora metida en los colegios, adoctrinando abiertamente a los chicos. Para elegir y militar, deben conocerse todas las opciones. Esa es una regla de oro de la democracia.

Nos quieren engañar, pero no somos niños. Crecimos como pueblo, maduramos, y ayer comenzamos a demostrárselos. El pueblo se convocó a través de las redes sociales, con una sola intención: expresarse. Y así lo hizo, en cadena nacional por más de dos horas. Todo se desarrolló en paz, sin banderías políticas.

Se llegó por propios medios, no hubo micros en los que los cargaran como ganado. Tampoco hubo choripanes, ni vino. No hubo organizadores, solo nos convocó la realidad, no hubo otra intención más que expresarse.

Tal como lo establece nuestra Constitución: ”el pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes”. El problema es que a veces los representantes se apartan de su camino. Cuando ello ocurre, es nuestro derecho hacérselo saber, y eso es lo que hicimos.

Besooo.

ferro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.