lunes, 28 de octubre de 2013

Vengo a proponerles un sueño

 

Ayer se produjeron dos sucesos. El primero, al que me referiré sucintamente, fue que hemos votado. Una vez más viaje a Narnia, esa suerte de tríptico mal armado con las boletas colgadas en fundas plásticas de dudosa procedencia.

Contrariamente a lo que siempre me ocurre, la fila que me toco hacer fue una de las cortas. Sólo tenía tres personas delante de mí, votaron rápido. Parece que no cortaron boleta…

En realidad ¿dónde lo harían? Y ¿como? a no ser que se llevaran las boletas cortadas de la casa, tuvieran vista de rayo laser con trincheta incorporada, o una mesita portátil, esa empresa sería totalmente imposible en ese acotado espacio. El tríptico Narnia es tan modesto y austero que nos niega hasta eso.

Si no fuera porque soy un tanto claustrofóbica, porque me costo encontrar la boleta, y porque el presidente era un tanto paparulo, hubiera sido un día de elecciones “ferpecto”.

Lo importante es que el pueblo se ha expresado, espero que los políticos sepan escuchar y entender lo que se les esta diciendo. Tienen dos años para tratar de desencriptar el mensaje que le hemos dado. Así que damas y caballeros que se dedican a la política, a las cosas.

El otro suceso del pasado domingo 27 fue el tercer aniversario por la partida de “El”. Ningún político que se preciara de ser K o ex K, puro o adulterado, franco o camuflado dejó de recordarlo.

¿Claro como olvidarlo? Imposible, no nos dejan. La semana pasada no cesaron ni un segundo de recordarnoslo.

Aunque esta vez se superaron, el “Nunca menos“ quedo atrás, muy atrás, diminuto, humilde. El “Vengo a proponerles un sueño” opaco todo homenaje previo y, si seguimos yendo al paso que estamos yendo, tal vez futuro.

El “Vengo a proponerles un sueño” congrego a propios y ajenos. Al pueblo, a la intelectualidad, a vivos, a muertos civiles o políticos y al cautivo casting choripanero  que nunca falta.

Cuanta pasión se refleja en ese video, cuanto sentimiento, cuanto optimismo, cuanta lealtad. Cuanto actor conocido e ignoto, cuanto cantante, cuanto intelectual, cuanto deportista y dirigente. Cuanto personaje y cara conocida que antes estaba y ahora no esta. ¿Cuanto?…. ¿Cuanto?… pero

¿Cuanto nos habrá costado?¿No? porque no solo lo pasaron en el canal oficial. También lo pasaron hasta de canto en TN. Lo que ellos denominan la cadena nacional del odio y el desánimo. Aunque pensándolo bien, tal vez fue para contagiarles un poco de optimismo.

Y como una imagen, en este caso un video, vale más que mil palabras,  les dejo el enlace. Son casi tres  minutos, pero que tres minutos…

PD.: Sinceramente  si esta realidad era su sueño, yo hubiera preferido que viviera con insomnio.

Besoo

ferro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.