miércoles, 22 de octubre de 2014

Aclaraciones de miércoles

Los miércoles tienen ese no se que, que hacen que mi imaginación sea atrapada por mi interés. Ambos logran hacer salir a  mi musa de su placido  letargo para que inspire un poco de realidad, y me inspire con sus aspiraciones de miércoles.

En esta ultima década hemos visto y oído de todo. Escusas, afirmaciones soberbias, manipulación y utilización. La magia tampoco estuvo ausente en esta “¿década ganada?”, hemos visto bóvedas convertirse en bodegas. Y médanos que en algún momento del día se convertían  en vivienda de  un vicepresidente procesado. Hemos visto a artistas convertirse en chupamedias. Y a políticos darse vuelta en el aire cual panqueque.

En esta década ganada para algunos, y perdida para la mayoría de nosotros, todo puede pasar. Y lo peor es que no sólo pasa, también se queda.

Las elecciones se acercan y los K tienen un mal presentimiento. Ya no navegan en las aguas del 54%, pero no se resignan, por eso amenazan, juran y perjuran. Ellos o la nada misma…

Sin ellos no habrá planes, ni asignación universal, ni medicamentos, ni futbol para todos. Claro, si ellos hubieran hecho las cosas bien, y esta realmente fuera una década ganada, no se necesitarían los planes ni los medicamentos, ni el futbol.

Porque todos tendrían un trabajo digno, un trabajo en el que recibirían un salario que les alcanzara para vivir, y de acuerdo a su capacidad y capacitación. Un trabajo con el cual  podrían comprar una vivienda digna, y no sería necesario que ocuparan un terreno.

Un trabajo que le permitiría educar a sus hijos debidamente. Darles de comer, vestirlos, y comprarle los medicamentos que necesiten. Un trabajo del cual se sintieran orgullosos e incluidos dentro de una sociedad justa.

Claro, ese sistema no es un sistema populista. Es un sistema como tienen todos los países civilizados de este mundo. Un sistema normal, habitual, es un sistema que el que todo funciona debidamente.

Un sistema que solo designa mandatarios y no Dioses perpetuos que todo lo pueden. Personas de carne y hueso a las que elegimos para que trabajen para nosotros. Personas que deben rendirnos cuentas de sus actos. Personas que deben desarrollar su tarea dentro de ciertos cánones de legalidad y honradez

Un sistema que ellos detestan por que los opaca. Un sistema que no les permite desarrollar, ni convertirse en iluminados, ni en mesías. Un que los convierte un humanos mortales comunes y corrientes.

Un sistema que no les permite gobernar desde el más allá o volver de la muerte. Un sistema que no permite el surgimiento de caudillos populistas que hacen un uso indebido del pueblo y las instituciones en propio beneficio.  Un sistema que no permite modificar y usar la historia a su antojo, ni rodearse de ignorantes con muchas agallas y poco seso.

Comenzó la cuenta regresiva, las amenazas no hacen mella. Siempre se puede estar peor, y ustedes nos lo han demostrado durante estos 10 años. Si ustedes son el bienestar y el progreso. Entonces yo y muchos como yo, preferimos la nada misma.

Beshooo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.