jueves, 7 de abril de 2011

Zapatero a tus zapatos

Desciendo de españoles por todas las ramas de mi árbol genealógico. A ello se debe que el refranero popular fue casi como el ABC en mi vida. Para todo hay por lo menos un refrán, de los que sean, positivos, negativos, optimistas o pesimistas.

Actualmente el río suena y el cántaro esta yendo tanto a la fuente que probablemente el hilo se corte por lo más delgado. No hay peor ciego que el que no quiere ver, y a buen entendedor pocas palabras.

Esto podríamos aplicarlo a ciertas actitudes de la Ministra Nildita. Pero que obsesión, que osadía, que terquedad, que cara pétrea tiene esta chiquita.

Habría que buscar alguna persona con alma de docente abnegado, que le explique a esta buena mujer, de manera paciente y mesurada cuantos pares son seis botas.

O mejor,convencerla de alguna manera, para que abandone por un par de  horitas su burbuja ministerial, su auto de alta gama y su custodia. Tome un colectivo hasta el Hospital Piñero o cualquier otro, para el caso es lo mismo. Entre como lo haría cualquiera de nosotros y compruebe a ojo de buen cubero como son las cosas. Tal vez eso le de un baño de realidad. Aunque no estoy totalmente segura, por que al que nace barrigón…

Ella, sigue en sus trece, y afirma con todo desparpajo y liviandad, que el robo se produjo antes de la medida. No se necesita tener una frondosa imaginación o un coeficiente Eisteiniano para darse cuenta que si antes de la medida te robaba hasta las ganas de comer, con la medida y todos los cacos advertidos, te van a robar hasta las ganas de vivir.

Eso se cae de maduro. Pero a la ministra le pasa lo que al que el cónyuge engañado,  es la última en enterarse. No se puede cambiar de caballo en medio del río, ¿como llegamos al otro lado?

La cuestión es que ella sigue haciendo oídos sordos al clamor de seguridad. Y se da el lujo de afirmar de lo más oronda: tengo la responsabilidad de generar seguridad en el país encomendado por la Presidenta. No se que les parecerá a ustedes, pero  para mi esta frase debería ir entre signos de pregunta, ¿no?

Besooo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.