lunes, 28 de febrero de 2011

¿Si no pregunté, por qué me lo contás?

 

Me molesta, me irrita, me exaspera la gente que habla a los gritos por celular. No entiendo esa pulsión por contar su vida, obra y milagros a los cuatro vientos.

Por ejemplo suben al colectivo, se trastabillan (no siempre), gritan el importe del boleto, y  lo sacan. Todo eso con el  teléfono aferrado a su oído como si su vida dependiera de ello. Y allí vamos, soportándolos  cuadras  monologando a un volumen que nadie puede ignorar.

La pregunta que carcome mi mollera es  ¿por qué nos exponen a tamaño castigo?. Si quieren que todo el mundo se entere de lo que hicieron el fin de semana, de lo que les hacen sus malvados y crueles jefes, la cizañera/ro de su compañerita/o,  o su pareja de turno, anótense en un reality, que hay muchos.

Como todo mortal, tengo un costado chúsmico. No les voy a negar que algunas charlas son de los más interesantes y entretenidas. En ocasiones te da hasta pena tener que bajarte.  Pero otra son un verdadero fastidio, un aburrimiento más que aburrido y carente de interés.  Sería más llevadero  subir una escalera con chancletas  llevando  un huevo en una cuchara y luciendo un collar hecho de melones y sandías . Y que cuando llegues arriba se te caiga una sandía en el dedo gordo.

Recuerdo las épocas en las que los teléfonos móviles eran carísimos. Cada pulso era una gota de sangre, un ojo de la cara, o lo que sea que ejemplifique la carestía de este servicio. La comunicación naturalmente constaba de: un hola, cortito, mensaje cortitito, un "sí", un "no", tal vez un "vemos", y el apuradísimo "chau" (para que no corriera otro pulso).

Memorizábamos un esquema cronometrado  para no pasarnos del carísimo, no por querido, sino por caro, caro minuto.

Mientras nosotros hacíamos esfuerzos denodados por cuidar que los costos telefónicos no hirieran de muerte nuestros castigadísimos bolsillos, las empresas , siempre interesadas en nuestro beneficio y bienestar, pensaron y pensaron en como podían extender nuestra comunicación. La consigna era más tiempo  a menor costo.

Al fin se hizo la luz, y la luz trajo  planes accesibles, y los planes accesibles trajeron minutos libres, y los minutos libres trajeron a los  números gratis, y los números gratis trajeron comunicación. Y la comunicación trajo más comunicación que se transformó en una prosperidad comunicativa.

Y es así, damas y caballeros, como todos terminamos hablando tonterías por horas y horas, sin límite, bueno casi… Sólo hasta que la batería nos dice pipip.

Besooo.

jueves, 24 de febrero de 2011

Todo para todos, y para nosotros ¿también?

 

Esta semana fue larga, tediosa,  en todos lados  pasó de todo . Además llovió y llovió  toda la semana. Mucho, mucho. Por suerte vaticinaron tiempo bueno para el fin de semana. Espero que, por lo menos, esto se cumpla.

En estas tierras las cosas siguen ocurriendo, y la verdad es que me faltan palabras para definirlas. Pasó lo de siempre, lo eterno y más, mucho más. Reclamos de todo tipo, multas por no decir como calcularon lo que calcularon,  intercambio internacional de twitteos, paro en repudio y amenaza de paro.

Como si esto fuera poco, y siguiendo el  exitoso camino de "Fútbol para Todos", el gobierno lanzó "Deporte para Todos". Se transmitirán  partidos del ascenso, tenis, rugby y boxeo. Financiándose con las tandas publicitarias.

Ojala sigan en ese plan y lancen algunas cosillas que, no sé si ellos lo habrán notado, pero para nosotros tienen cierta importancia y urgencia. Seria bueno que también existieran ”Seguridad para Todos", "Justicia para Todos", "Igualdad para Todos", "Educación para Todos”... Y así puedo seguir y seguir, infinitamente como el conejito de Duracell.

Claro, esto no es tan fácil de financiar como los otros “para Todos” porque no hay tanda publicitaria. Para estos “para Todos” seria necesario distraer fondos de otros lugares que no son "para todos". Pero como no es marketinero "para Todos", a lo mejor no vale tanto la pena.

En otro orden de cosas, o el mismo según como se mire, hubo buenas noticias internacionales. Según nuestra  prestigiosa y bien informada Agencia Télam, autora además del cable con la extraña biografía de nuestra presidente, Trípoli está en paz. Su fuente es la Agencia Oficial Telesur de Venezuela. La noticia asegura que Libia amaneció en completa calma y con muestras de apoyo a Kadafi. En fin...

Lo positivo es que es viernes y la Tierra sigue girando. El fin de de semana va a estar soleado y el lunes tal vez comiencen las clases. Y como dice el refrán, más vale pájaro en mano que cien volando.

Buen fin de semana.

Besooo.

Preferencias preferidas, y no tanto también

 

Debe haber tantas preferencias como seres humanos hay en el mundo. O tal vez tenga que ser mas abarcativa y decir como seres vivos haya en el planeta.

Mis preferencias en general siempre fueron bastante peculiares, a veces definidas como muy raras. Dependiendo de quien venga la definición, podría llegar a tomarlo como un elogio.

En lo que respecta a colores, no tengo uno preferido. me gustan varios y muy disímiles. Lo que tengo muy claro es que detesto el marrón en casi todas sus gamas. La raíz de este odio visceral a este croma fue el tedio. Por que era el color del uniforme que usaba en el colegio.  Así que si ven a alguien vestida de chocolate, habano, camel o beige tengan la plena seguridad que esa no soy yo.

Prefiero lo salado a lo dulce, el sábado al domingo. Muero por los Twistos, las Cerealitas, las galletitas con sésamo, las sin sal y el maní japonés.  No me gusta el chocolate, el praliné ni las bebidas alcohólicas. Si las gaseosas frutales, de preferencia naranja, ananá o manzana,  nunca de pomelo. Me gusta el agua, y las aguas saborizadas, cocinar y la fruta de verano. Bato la soda o le agrego agua por que me gusta con poco gas, pero esto sólo lo hago en privado, por que no queda bien.

Adoro los caramelos Media Hora, las pastillas de menta, anís, naranja, mandarina y limón de DRF. Mi débil debilidad son las pastillitas de goma frutales o de eucalipto, y la gelatina de naranja. Aunque no me gusta hacerla.

Me gustan los perfumes ácidos y algunos maderosos con tonos de vainilla o canela. Mi flor preferida es el jazmín, también la tomo en infusión y me como sus pétalos.

Los perros son mis animales favoritos. También me gustan los delfines aunque no tenemos ninguno. Los gatos no me gustaban mucho pero tenemos cuatro. Cosas de la vida.

A veces me gusta hablar por teléfono. Y si tengo un papelito a mano en general dibujo flores y algún que otro corazoncito para matizar.

De los animales que vuelan me gusta el chancho…En fin, los gustos son gustos y hay que dárselos en vida, por que después se tornaría un tanto difícil. ¿No?

Besooo.

miércoles, 23 de febrero de 2011

El efímero equilibrio en el que tratamos de mantenernos

 

En esta segunda década del milenio el mundo está un tanto convulsivo y revulsivo. Se producen acontecimientos importantes, casi al mismo tiempo. Cada parpadeo te trae una noticia diferente.

Hubo desastres naturales como inundaciones, terremotos y aludes. Y también hubo desastres humanos. Esos son los peores, porque los hace el hombre con sus propias manos y a conciencia, cuando la tiene. Dentro de estos últimos podemos mencionar a  Berlusconi y su lista interminable de amoríos,  los problemas en Egipto, los bombardeos en Libia, y otros conflictos eternos.

En nuestro país también se cuecen habas, por supuesto. ¿Cómo vamos a estar justamente nosotros fuera del mundo? En esto de armar lío, escándalos y hacer papelones nadie nos va a quitar el liderazgo.

Les hago una enumeración sucinta para que no se depriman, para que no se depriman mucho. Medicamentos truchos, narco avión, avión armado,  accidente de trenes, sindicalistas presos, paro de trenes en repudio por los sindicalistas presos, amenaza de paro de maestros, reinauguración de Yaciretá. En medio de todo esto el gobierno informó sus índices inflacionarios y la baja del delito. Lo que no nos dijeron es donde aumentaron tan poco los precios, o bajó tanto el delito.

Me faltó mencionar la rosca (que a esta altura del año la calificaría como "de pascuas"),  trenza, acuerdos, concesiones, invitaciones y arrimes que están haciendo los políticos en este impar año eleccionario.

Pero no todo es crítica, también tenemos nuestras virtudes. Ustedes mentalmente las estarán enumerando. Lo que es a mí, así en frío, no se me ocurre nada. Pero les prometo que las pienso y otro día se las digo.

Argentinos, esta es nuestra realidad tirana que se ríe a carcajadas. Siempre nos estamos quejando y cuando tenemos la oportunidad de votar, le damos nuestro voto al primer tarambana que se nos cruza y nos promete un crédito.

Esta vez pensemos, luego existamos, votemos  bien o, al menos a conciencia y con responsabilidad.

Besooo.

martes, 22 de febrero de 2011

Eso va a tener la muerte de la urraca


Cuando éramos chicos y mi Tía Vina veía en nuestra conducta la posibilidad cierta de  destrucción de lo que  circunstancialmente teníamos en la mano, se apresuraba a lanzar una advertencia. La frase era: “destrozona o destrozón, (según se refiriera a mí o a mi hermano), eso va a tener la muerte de la urraca”.
Aunque no teníamos idea de lo que nos quería decir con esa grave sentencia, cesábamos, tomábamos una actitud más cuidadosa, o al menos  intentábamos que así pareciera.
Un día pregunté a mi Tía Vina como había muerto la urraca. Ella me contestó "¿Cómo, no lo sabés?". Para que no se decepcionara  confirmando que yo era una tremenda ignorante, le dije que sí.
A partir de ese momento comenzó mi largo peregrinar, tratando de iluminar con la luz de mi ingenio la razón en las noches de ignorancia. No deje familiar, maestra, amigos, compañeros de colegio sin preguntarle. Incluso pregunte al Dr. Fronti, mi pediatra. Aunque hubiera sido más adecuado  preguntarle a un veterinario. Pero no tenía ninguno a mano.
En fin, los años pasaron, la urraca seguía muerta y yo seguía desconociendo las causas de su óbito. Las teorías sobre el particular eran variadas. Pero dos se destacaban de las demás por ser las más plausibles. No soy un perito ni nada que se le parezca. Pero tratándose de un ave llegue a la conclusión que el deceso debió haberse producido por una piedra lanzada con una honda,  o rifle de aire comprimido.
La analogía era perfecta, una muerte cruenta, violenta y rápida. Con esta explicación logre paz de conciencia por unos años. Hasta que apareció Internet. Allí finalmente encontré la respuesta. Por fin supe como murió la urraca.
Besoo0.
Ah, ¿quieren saber como?
Hay dos corrientes:
  • La urraca  es considerada un pájaro de mal agüero en muchas culturas. Se cree que su presencia augura la muerte.
  • Se conoce como muerte de la urraca a aquellas  que se producen súbitamente. Pueden o no ser violentas. Y obviamente esta es la oficial, Vinísticamente hablando.
Ahora si Besooo.

lunes, 21 de febrero de 2011

Y ¿Que los cumplas muy feliz?¿no?

 

Gracias por desbloquear mis bloqueos. Por inspirar mi musa y por alimentar mi genio. No creo que esa sea su intención pero de todos modos les doy las gracias.

Ellos no paran de darme tema y yo me veo en la obligación de agradecérselos. Esta vez el protagonista del papelón  objeto de mi relato fue Télam.

Ella cumple años el mismo día que yo, y bueno,  si hay algo que no se puede hacer es elegir el día de nuestro nacimiento. Volviendo al tema, como era su cumpleaños la saludaron con un cable, y no cualquier cable, no. ¿Cómo se les ocurre?.

Ellos quisieron hacer algo distinto, original, memorable, sentido, profundo y no sé cuantas cosas más. Para lograr su cometido y conmoverla en el día de nuestro natalicio,  en el  cable salutatorio incluyeron algunas cuestiones que, ¿tal vez? la harían feliz.

Los temas ajenos al onomástico en cuestión eran: que Chiche necesitaba un psicólogo porque tenía complejo de inferioridad respecto de su marido. Que Cleto era un traidor. Que Néstor se recibió de abogado antes que ella, y que las tres materias que le faltaban las dió después de viajar a su provincia. Dijeron específicamente que esto lo aclaraban por que no iba a faltar el idiota que dijera que ella no era abogada.

Aunque no lo crean esto fue un comunicado de la Agencia oficial Telam y lo más leido en Twitter. Y lo peor es que no hubo fe de erratas. Ni ningún otro comunicado por el que se diera una explicación o se pidiera disculpas, o lo que fuera.

Aún no me recupero de la vergüencita del candombe y ahora esto. ¿Qué quieren de mí? ¿Qué quieren de nosotros? Que salgamos a la calle con capucha escondiendo nuestros rostros color bermellón.

El director de Télam, Martín García (si, se llama igual que la isla donde estuvieron presos los presidentes YPF), cuyas credenciales son el haber sido propietario de una inmobiliaria y  progenitor del chimentero oficialista, dió explicaciones por otro error que  se había producido en la página, pero nada dijo sobre el cable en cuestión, que  a esta altura esta más que pelado.

Cada vez estoy más convencida, esta gente no necesita a nadie que ponga de manifiesto su torpeza. Es algo que saben hacer ellos solitos, solitos.

Besooo.

Les dejo el cable, mírenlo con cuidado, no sea cosa que los patee…

Cable Pelado

viernes, 18 de febrero de 2011

Homenaje Kapcioso

 

Hace varios días que tengo la curiosidad macabra de ver el candombe K tan mentado. Como soy un poco fiaca, formulé mi deseo en voz alta y Dany, que es un amoroso, lo buscó y lo encontró.

Finalmente lo vimos. Como soy una persona generosa, voy a compartir mi experiencia con ustedes. Y voy a tratar de hacerlo de la manera más objetiva posible, sin ningún tipo de animosidad.

El video dura algo así como seis minutos. Aunque parece más largo por que da mucha vergüenza ajena. 

Sus protagonistas son la mala luz, el pésimo encuadre y un peor sonido. Podría compararse con  esas cadenas de supermercados que quieren dar la imagen de económicas,  pero al entrar caés en la cuenta que las cosas cuestan igual o más que en cualquier otro lado.

En teoría  “quisieron hacer un homenaje desde el corazón y con sentimiento” pero no les salió. Podríamos definirlo como un esforzado trabajo de aficionados,  del que por supuesto nadie se quiere hacer cargo.

Este bizarro homenaje devenido en propaganda, se emite los fines de semana en la tanda del fútbol, que es potestad exclusiva del Poder Ejecutivo Nacional. ¿Saben cuánto nos cuesta? Entre 3 y 5 millones por fin de semana. Y teniendo en cuenta que en este país todos los ciudadanos tenemos nuestras necesidades básicas más que cubiertas, podemos darnos esos lujos. ¿No les parece?

No quiero que la indignación me gane, pero como diría mi papá, "Muchachos, se pasaron al patio". Nunca entendí muy bien esta expresión, pero me da como que se pasaron 20 km de la raya.

Les dejo el link así pueden verlo con sus propios ojos. Yo voy a ver como me las arreglo para dejar de sentir vergüenza y sacar esas imágenes de mi retina.

Buen fin de semana.

Besooo.

Link:

Nunca menos?

jueves, 17 de febrero de 2011

Odiosas comparaciones que me redimen

 

Mi abuela Máxima siempre me decía que era muy porfiada, terca, cabezona. Y no le faltaban razones para hacer tal afirmación. A través de los años, el abanico de calificativos sobre mi persona se abrió. Y se abrió muy abierto, tornándose  un gazebo.

Lo admito, soy una persona un tanto obsesiva, porfiada, terca y, como siempre digo, muy modesta. Reconozco que mi testarudez en ocasiones superaría ampliamente a la de una mula terca.

Siempre vemos la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Pero hay conductas porfiadillas de los demás que me sorprenden, porque superan muy ampliamente a las mías.

Nuestro número de teléfono fijo  se parece mucho a uno de las sucursales de Oca. En realidad, la comunicación errónea se produce por que repiten el marcado de un número. Esta vez no es responsabilidad de Telefónica sino de un dedo humano.

Recibimos varias llamadas al día, muchas. Están los que al escuchar solo un “Hola”  advierten que tal vez no seamos quienes creen que somos entonces contestan con un  "¿Oca?".  Al  confirmar sus sospechas  tras el “No, equivocado” se disculpan y cortan.

Y están los que inmediatamente después del "Hola" comienzan con su  perorata protestataria a contarte su problema con lujo de detalles. De más esta decirles que intentamos explicarles que no somos quien cree que somos pero nada.

No se sí es que no te escuchan o no les importa. El mundo tiene que enterarse cuales son sus problemas y la injusticia que con ellos se esta cometiendo.

Cuando por fin hacen un silencio para respirar y conseguís decirles que están equivocados las reacciones son varias: se ofenden por que no se lo dijiste antes (¿pero cuándo?),   te cortan ofendidísimos por el tiempo que les hiciste perder, o no te creen.

En este caso vuelven a llamar un sinnúmero de veces, sin  contemplar siquiera la posibilidad de que estén marcando mal.

Estos son los momentos que me reconcilian conmigo misma, diciéndome y diciéndoselo  al mundo: comparada con estos …

Besooo.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Mi gran impuntual puntualidad

 

Como ya les conté, gran parte de mi vida viví en Santos Lugares. Es una localidad de la provincia de Buenos Aires que esta pegadita a Devoto.

Para ser más exacta y señalar la correcta localización de mi localidad, tendría que decirles que en realidad a lo que esta pegadita es a Saenz Peña que si  está pegadita a Devoto.

Esta ubicación geográfica no fue ociosa, sino para que tengan un panorama acabado del problema transportistico que me aquejaba. Como tenía mucho tiempo de viaje, y no me gusta llegar tarde, siempre salía con bastante antelación.

Si el transporte se atrasaba llegaba justo o bien. Si se adelantaba tenía que hacer tiempo. Y debo reconocer que para hacer tiempo he hecho cosas de los más extrañas. Algunos Ejemplos: si me faltaban dos cuadras las hacia  dando  vuelta a la manzana, por lo que terminaba caminando ocho.  Otra forma de hacer tiempo era quedarme mirando alguna vidriera con sumo interés, claro esto se tornaba un tanto tedioso si la vidriera en cuestión era de una ferretería, casa de electricidad, cerrajería, etc.

A pesar de que hace varios años que  no vivo en los pagos de Ernesto Sábato, léase en Santos Lugares. El estigma de salir con antelación no me abandona.

Siempre salgo temprano y naturalmente  llego de  temprano a muy. Si voy a una casa, oficina, etc. hago tiempo o entro y pido disculpas.

La cuestión es si tengo que encontrarme con alguien, marido, hermano, amigos. La gente no suele salir ni llegar temprano.  Cuando llamo para saber donde están, por que la hora pasa y espera se esta haciendo un tanto larga, mienten descaradamente. Los clásicos: “estoy a dos cuadras”, “no encuentro lugar para estacionar”, “¿donde estas que no te veo?” y la peor “ estoy llegando”, por que denota una imprecisión que da miedo.

Si en ese momento pudiera ver su lenguaje gestual o,  lo que están haciendo mediante un sistema de rastreo,  podría comprobar que mi sospechas eran ciertas, y que recién están saliendo y a punto de.

El corolario es: el llegar impuntualmente temprano no te hace ser una persona puntual, es decir, que  la puntualidad no es una de mis virtudes.

Besoo

martes, 15 de febrero de 2011

El peor colmo de los colmos

 

Lo sé, nunca segundas partes fueron buenas. Vivo en este bendito país que no para de darnos ejemplos. Lo que pasa es que mi Musa, la inspiradora, tuvo una pelea con mi genio. Y por supuesto ella ganó, así que ahí vamos. Y si no les gusta, ya saben de quien es la culpa.

Hecha la  pertinente introducción, continúo con el tema de ayer: “El avión armado e infractor que osó surcar nuestro cielo”.

Parece que la mencionada aeronave había sido cargada por personas muy entusiastas y/o previsoras. Porque le pusieron el armamento que necesitaban y más armamento por las dudas, por lo que pueda pasar y por si las moscas.

Al comprobar la gran cantidad de armas no declaradas, las autoridades argentinas cumplieron con su deber y las incautaron.  Lo que motivó un reclamo por parte del gobierno de Obama.

Que fue contestado con otro reclamo por parte del Canciller argentino Twitterman. En el se decía algo como que  “Las Leyes Argentinas deben respetarse" (¿?), y que "el país va a formular una protesta y un pedido de colaboración por parte de EEUU para que esta situación se aclare”.

En fin, el sábado el avión partió raudo a su tierra con la carga legalmente declarada. Pero aún sigue muy alta la polvareda que levantó. Esto cayó en el peor momento, como una bomba, una papa caliente, y todas las obviedades que suelen decirse en estos casos.

Hace unos días Twitterman hacía una acusación a la Policía Metropolitana. Pero  el avión venía a entrenar a la Federal. Claro, eso no lo dijo él, o no lo sabia, o no se qué decirles que el dirá o diría. Lo que si sé es que esto le cayó del cielo. Y lo peor, es a el a quien le toca arreglar este entuerto. Como verán señoras y señores, esto es un colmo en el más puro sentido.

Ahora estamos metidos en un jaleo internacional. Reclamo va y  reclamo viene. Ellos pidiendo que se le devuelvan sus porquerías, y nosotros preguntándoles para que las trajeron. Es tan infantil que me da ternura. Es más me remite a la época del  cole, cuando llevaba el walkman y la Hna. Mirta me lo sacaba hasta que fueran mis padres. Igual, igual …

Espero que Twitterman no lo resuelva de la misma manera…

Besooo.

lunes, 14 de febrero de 2011

Armado en los cielos

 

No se asusten por los que les voy a contar… Bueno, no se asusten mucho.

La semana pasada aterrizó en Ezeiza un avión de guerra estadounidense. Que venía cargadito, cargadito, como un burrito cargado.

Cuando las autoridades aeroportuarias vieron el cargamento se quedaron mudos, sus caras empalidecieron y un escalofrío corrió por sus espaldas. Eso me lo imagino yo.

Como es de práctica usual comenzaron con las investigaciones, bajo un hermetismo digno de un tupperware.

Nadie decía nada, nadie sabía nada. Ni el cómo, ni el porqué, ni mucho menos el para qué.

¿Qué era lo que estaba haciendo el avión fletado y pagado por el Gobierno de Obama? ¿Pensarían invadirnos y por eso primero enviaron las armas? Claro, después vendrían ellos para manejarlas. ¿Pero serían capaces de actuar con tal disimulo?

Las preguntas eran muchas al igual que el silencio. Nadie conocía el cometido del avión, ni siquiera lo sospechaban ni lo intuían.

Lo concreto era que teníamos un avión de guerra armado hasta las alas. Muchas hipótesis y ninguna explicación.

Hasta que voces autorizadas decidieron sacarnos de las ascuas en las que estábamos sumidos. El ministerio Siamés (si ¿se acuerdan? ése que era uno y ahora son dos) había (o habían según se mire) celebrado un acuerdo con el gobierno de Estados Unidos, para que vinieran a entrenar a nuestra Policía Federal. Sí, que los entrenaran, ¿de qué se asombran?. Ah claro,  ustedes se acuerdan de la acusación de Twitterman al intendente pudiente por el entrenamiento de la Metropolitana. Bueno, gente, esos son pequeños detalles  de los que nadie se acuerda.

Lo preocupante de todo esto es que daría la impresión que el gobierno es un gran coro de solistas o de individualidades. Nadie sabe lo que hace el otro. La mano derecha no sabe lo que hace la izquierda.  El Ministerio Siamés no es la excepción, tampoco sabia muy bien lo que hacía cuando estaba unificado porque se olvidó del acuerdo con Obama. Y cuando se enteró de la presencia del avioncito también le corrió el friíto por la espalda.

Que cosa, tanto contar olvidos y yo también me estaba olvidando. Twitterman tampoco dijo nada de nada sobre esto. ¿Qué raro no? el que es tan Twittorragico .  Habrá extraviado su clave… En fin, cosas que pasan.

Besooo.

viernes, 11 de febrero de 2011

Historia de la comunicación apenas comunicada


Creo que uno de los mejores inventos es el teléfono. Los avances que se produjeron en estos últimos años son más que asombrosos. Los hay fijos,  móviles, satelitales, IP, y no sé cuantos tipos más.
Parece mentira, hasta hace unos años (no tantos),  había únicamente teléfonos fijos y eran sólo para pocos. Lo que tornaba un tanto compleja la acción comunicacional.
En esa época si te pedían un número de teléfono dabas el de un pariente, un amigo o un vecino. Cuando te llamaban tenían que hacer una interminable introducción  explicando  quien llamaba y para quien. Porque ese pariente, vecino o amigo no recibía sólo los  llamados que eran para vos,  sino los que eran para varios parientes, vecinos y amigos. Un lío monumental.
En mi caso el teléfono mas cercano era el de mi Tía Vina, que vivía frente a casa.  El establecer una comunicación telefónica  representaba un problema o al menos cierta incomodidad. Si no era algo urgente naturalmente dejaban el mensaje, como un sms TíaVinal.
Si la persona que me  llamaba lo hacía desde un público era un verdadero problema. Porque  tenía que  esperar en línea  sin dejar de poner cospeles (fichas telefónicas de la época),  a que mi Tía  fuera en mi búsqueda y, además tener la buena fortuna de que yo estuviera en casa.
Si la llamada se cortaba, debía ponerse nuevamente en la fila (que era bastante nutrida),  y esperar su turno. Si tenía el infortunio de haberse quedado  sin cospeles (lo que era bastante común), empezaba un interminable recorrido por distintos comercios  en busca del escaso elemento. Para los que no lo hayan vivido, no lo recuerden o quieran hacerse las criaturas, puedo asegurarles que la  realidad era mucho peor que lo que puedo trasmitir en este relato.
En fin, el comunicarte era más un hecho idílico que un hecho real.
Lo único menos malo de la privatización es que se puso fin a esta situación recoleta dando la posibilidad que todos accediéramos a tan ansiado avance. Claro, cuando funciona.
Y si, las comunicaciones de antaño tenían sus bemoles, el conseguir un cospel y un teléfono público que funcionara no era tarea fácil.
En realidad ahora tampoco es fácil conseguir un teléfono publico que funcione, pero por lo menos no usamos más cospeles, usamos monedas… que tampoco se consiguen fácilmente.  En fin, no hay felicidad completa.
Buen fin de semana.
Besooo.

jueves, 10 de febrero de 2011

¿Ellos preocupados por nosotros? me preocupa

 

Wikileaks es una fuente inagotable. Continuamente esta  dando a conocer noticias, chismes y otras cuestiones que saca de su galera sin fondo.

Julián Assange estará imputado injustamente, pero no deja de sorprendernos revelando su inagotable stock de  “Novedosa Información Sensible ”. El diario "El País" publicó una nota con ciertas cosillas "non sanctas" de nuestro gobierno que quitan el sueño al País del Norte. En realidad no sé si es como para quitarle el sueño, al mencionado país, mejor lo dejo en que le causa un pequeñitito desvelo.

Resulta que durante muchos años,  la embajada de EEUU en Buenos Aires envió al Departamento de Estado informes  que ponían de manifiesto su preocupación por el  funcionamiento un tanto trucho de nuestro sistema judicial.

No sé porqué tanto informe enviado tan secretamente. Si se  hubieran molestado en mirar un noticiero o en leer un diario, hubieran tenido la misma información. Con la ventaja de que  nadie se hubiera enterado que  nos estaban espiando.

Los tópicos mas sobresalientes de estos informes son los que constituyen el blanco constante de nuestras críticas, protestas y reclamos. ¿A ver si adivinan cuáles son, amiguitos?

Muy bien, adivinaron, claro que sí. Ellos son la señora "Impunidad", el señor "Corrupción", y el grupo coral "Falta de Voluntad Política Para Solucionarlo". ¡Muy bien, los felicito!

La verdad, en el fondo esta “ Gente del País del Norte” me da cierta ternura y conmiseración. No dejan de hacer papelones y de quedar como tarúpidos a los ojos del mundo.

“Chicos Buenos”, se los digo de onda. No pasen más vergüenzotas. Convénzanse de una  buena vez, si quieren un informe profundo, exhaustivo, serio, y prolijo, contrátenlo  a Chiche. Hasta  les hace el video con  dramatización y todo.

Besooo.

Link a la Nota del Diario El País

miércoles, 9 de febrero de 2011

No hay edad para ser heroína

 

Supe de su existencia por una curiosa noticia que escuche en la radio. Era algo increíble, fellinesco. Por suerte vivimos en esta era digital en la que todo se registra en video. Inmediatamente Dany lo buscó  y allí la vimos, en plena acción.

No podíamos creer semejante acto de arrojo y heroísmo, a ella sí se la puede catalogar como un verdadero ejemplo.

Se los paso en limpio: una señora entrada en años  iba caminando tranquilamente por las calles de Northampton. De repente ve a tres malvivientes queriendo romper el vidrio de una joyería a martillazo limpio.

Al ver tamaña acción delictiva realizada impunemente a plena luz del día y a la vista de todo el mundo, nuestra heroína fue invadida por la indignación, a punto tal que su térmica inhibitoria del peligro saltó hasta el cielo (supongo). Entonces sin ni siquiera pensarlo cruzó la calle cual rayo  y empezó a repartir carterazos a troche y moche.

Los demás transeúntes miraban atónitos lo que estaba ocurriendo, sin dar crédito a lo que veían sus ojos.

Ella, su metro cincuenta y su cartera frente a tres peligrosos delincuentes  munidos de sendos martillos y dispuestos a todo. Atemorizante, ¿no?. A ella no le importó, nuestra Supernona se hizo cargo de la situación. Logró que los cacos huyeran como rata por tirante. Literalmente hablando.

Eso sí, después que ella hizo el trabajo riesgoso y tuvo todo bajo control, comenzó tímidamente a aparecer algún que otro curioso para darle una mano.

La policía informó que los cuatro delincuentes fueron aprendidos. Se desconoce la identidad de esta misteriosa dama.

Yo digo, ¿no podríamos importar a la Supernona para que  entrene a nuestras Fuerzas de Seguridad?. O mejor, ¿por qué no la designamos como Ministro de Seguridad?. Sería bueno ¿no?

Besoo

PD.: este es el video:

martes, 8 de febrero de 2011

Conductas escurridizas que rompen mi enojometro

 

Hay  cosas que me irritan. Muchas. Otras me enfurecen y otras, directamente, rompen mi medidor de enojo. Los comportamientos humanos que paso a describir son los que habitualmente hacen trizas mi enojómetro.

Estos son   adoptados por esos  seres altamente competitivos que siempre quieren estar delante de todos. Los punteros honorarios del top ten,  conseguido por merito propio a base de fuerza, esfuerzo y descuido ajeno.

Cuentan con una habilidad, digna de admiración, con la que se  inmiscuyen  ganando terreno de una manera tan paulatina o violenta (según sea su modus operandi),  quedándose con  tu lugar sin que ni siquiera lo notes.

Así es, señoras y señores, me estoy refiriendo a esa raza inextinguible y por todos repudiada: “Los Colados”. Denomínase de esta manera a toda persona que  no concibe que él o ella deba esperar su turno haciendo fila. Por alguna razón que desconocemos, se creen imbuídos por algún tipo de  gracia divina. Es así que valiéndose de artimañas, artilugios o simplemente haciéndose el ganso, va ganando lugares para ser atendido antes que los que lo precedían.

Dicha acepción también comprende a  aquellas personas que no pagan su boleto, su entrada, o aquellos que simplemente aparecen con su mejor cara de piedra sin haber sido invitados. En fin, de ellos nos ocuparemos otro momento.

Estos seres desconsiderados, mal educados o aprendidos, son omnipresentes. Los encontrás en filas de colectivos, bancos, clínicas, espectáculos,  quioscos, comercios en general, etc.

No suelen reconocerse a simple vista gracias a su gran habilidad e intensiva práctica de su actividad coladorística. Es decir que, cuando te diste cuenta ya los tenés delante de vos. Le da lo mismo que trates de explicarle en forma calmada, a los gritos o berreando que ese era tu lugar. Él o ella permanecerán impertérritod ante cualquier reclamo y/o acusación de “COLADO” . El sujeto en cuestión llegó para quedarse en tu lugar u otro mejor, por que según su creencia es su derecho legítimo.

Cada vez hay más, se reproducen en forma constante y permanente por lo que me atrevería a clasificarlos como  una plaga endémica. La información que transmiten en su ADN es de lo más poderosa. Van creando anticuerpos y cada vez tienen estrategias coladorísticas más sofisticadas, creativas y eficaces. 

Vengo luchando contra ellos desde mi mas tierna infancia, y nada. Es como sacar agua del mar con un vasito. Por eso, seres incolados, cuidemos nuestra espalda porque son más que nosotros. Aunque hay algo que tienen  menos, mucho, pero muchisísimo:  ESCRÚPULOS.

Besooo.

lunes, 7 de febrero de 2011

Inexplicables rebeldías sexistas

 

Estoy de acuerdo con eso de que cada persona es un mundo. Somos piezas únicas e irrepetibles. Y, como tales, tenemos particularidades, rarezas, costumbres y conductas que  nos son propias.

A veces con mucha, muchísima voluntad, tesón y esfuerzo podemos llegar a modificar, morigerar  o  pulir aquellas conductas que no son del todo agradables. O aquellas que se dan de cabeza con el esquema que prolijamente ha trazado el mundo civilizado.

Hoy voy a dedicarme de lleno a cierta... No sé bien como definirlo, si como conducta, manía,  mal hábito o síndrome masculino que me irrita sobremanera.

Ustedes saben muy bien a que me refiero, esa sonrisita lo dice todo, es como si los estuviera viendo.  Si adivinaron, me voy a referir a esa cuestión bizantina. Esa pregunta que se repitió por generaciones como una constante k desde su invención. Cual es la razón, el motivo, la causa, la traba, la imposibilidad o compulsión que los lleva a cometer esa reprobable inacción bajatoria.

Caballeros y caballeritos ¿Por que siempre, indefectible y constantemente dejan la tapa del inodoro levantada? He recibido un variado abanico de respuestas pero ninguna resiste el menor análisis, por vacías e inconsistentes. El "¿Yo, yo, estás segura?" no nos convence.

Tal vez sea el fantasma de los inodoros, que se empeña en mantener las tapas enhiestas al cielo.

Señores, algunos de ustedes, son bellísimos, geniales, adorables, queribles, simpáticos, compañeros, cariñosos, creativos. ¿Me quieren decir por que se empeñan en ser tan limitados, tercos, obstinados, intransigentes y odiosos?.

Nosotras no somos tan afortunadas en el reparto anatómico.  Fuimos dotadas por la naturaleza con más inhibiciones, culpas,  complejos,  un equipo mucho más complicado que el suyo, y con la mitad de baños. Eso sin contar los millones y millones de árboles existentes en el mundo y que ustedes utilizan libremente.

Por eso, masculinos, sean mas solidarios con el sexo débil. No nos enrostren a cada momento  la simplicidad y practicidad de su equipo. Cumplan su promesa, tómenlo como propósito para la vida, recuérdenlo, no lo olviden todo lo que sube tiene que bajar.

Pórtense bien, no desaten nuestra ira, no nos obliguen a ponerle candado al inodoro y a cobrarles peaje.

Besooo.

viernes, 4 de febrero de 2011

A las palabras ¿se las lleva el viento?

Las palabras son palabras y se las lleva el viento… Pero, antes o mientras se las lleva pasan por los oídos de interlocutores directos y accidentales.

Las palabras estimulan, contienen, ofenden, adulan, consuelan, hieren, condenan o salvan. Y no necesariamente en ese orden.

En esta era de hipercomunicación incomunicada  las palabras abundan, andan sueltas por todos lados  y en general el viento  las trae para que  las escuche. Es ahí cuando entran en mi mollera, hacen nido y mi imaginación hace el resto.

Uno de los fragmentos conversatorios que más recuerdo por ser una provocación descarada a mi curiosidad, es el de  dos señoras muy bien puestas Tía Vinísticamente hablando. Deduje que eran madre e hija por que una de ellas llamó a la otra mamá. La más joven  tendría unos cincuenta y largos,  la otra la edad suficiente como para ser su madre. El comentario fue: “Por favor, mamá, vos a mi edad estabas en Europa”.

Esta vez le arrebaté velozmente las palabras al viento, y las dejé entrar en mis oídos. Lo que disparó mi  máquina marular a dimensiones hasta el momento desconocidas.

Al comenzar el análisis de la escueta y jugosa frase, se me planteó la disyuntiva de cual sería su significado intrínseco.

Las preguntas eran muchas y mi material de referencia  poco. Mi costado chismoso no dejaba de preguntar ¿Qué le habrá querido decir, o qué le dijo en realidad?.

Después de haber consultado y meditado sobre el particular, me encontré con mas preguntas que respuestas. Por lo que me vi obligada, al igual que si emprendiera un estudio de mercado mediante una encuesta, a reducir el universo a dos opciones:

a) La hija estaba planteando una simple e inocente comparación. 

b) Era un tremendo pase  de factura.

Sintetizando, la opción b fue la favorita del heterogéneo universo consultado. Se arribó a la conclusión que no fue un pase de factura, sino de facturas tipo A, B y C . Esto último fue acotado por Dany, que también escuchó el comentario traído por el viento.

En fin, cuanta verdad encierran las palabras de  la mamá de Susanita, “mal mirado el asunto es apasionante”

Besooo.

jueves, 3 de febrero de 2011

Realidades Moreno solo realismos paralelos

 

Moreno está que trina contra las consultoras que  confeccionan los índices de precios. Él quiere saber que es lo que están analizando. Pareciera que se empeñan en evaluar los precios de todos los negocios y supermercados menos los de los lugares donde  su organismo si evalúa.

Pero que injusticia tan enorme, que maniobra tan burda. Esto deja al descubierto su mala intención. De las consultoras, digo.

Hacerle eso a una persona impoluta, a cargo de nada menos que el prestigioso organismo encargado de  suministrarnos el índice de precios al consumidor. Índice  que refleja de manera fidedigna la realidad económica de nuestro país.

Es insultante, estoy en un todo de acuerdo con Moreno. Las consultoras deberían ser castigadas económicamente por que eso es lo único que entienden. Se lo merecen por desfachatadas, por  engañarnos, por mentirnos, por querer hacernos ver una  crudelísima realidad paralela e inexistente.

Esto no puede ser, tenemos que hacer de inmediato una autocrítica,  tomar conciencia y seguir los consejos para gastar lo que marca la canasta oficial.

Caminemos, caminemos y caminemos de esta manera obtenemos un doble beneficio: cuidamos el bolsillo y la salud. Y sino miren lo fantástica que esta Lita.

El siguiente esquema ilustra las conductas a seguir para obtener el ansiado   ahorro. Por ejemplo si vivimos en Villa Urquiza y nos dicen que el pan esta más barato en Quilmes, pues allí vamos. Caminando, despacito, con la fresca, contentos con nuestra bolsita ecológica o changuito.

Otro ejemplo: si vivís en Escobar y te dicen que la carne está barata en Caballito, vas y la comprás allá. Y así podría  seguir infinitamente dándoles estas útiles sugerencias, pero no quiero gastar más tinta.

Esta bien es verdad.  Lleva tiempo, trabajo, esfuerzo, sacrificio. Pero esa es la base del éxito y del ahorro y del éxito en el ahorro. Si algo nos enseñó aquella vieja serie llamada Fama es que el éxito se consigue con sudor.

Así que Argentinos a las cosas. Hagámosle caso a los que saben y nos irá tan bien como a ellos…. ¿No?

Besooo

miércoles, 2 de febrero de 2011

Res non verba, pero no les prometo nada

 

Comencé a hablar a la temprana edad de 6 meses, y, para desgracia de los que me rodean, no paré nunca más.

No me imaginen a esa edad recitando la Ilíada y la Odisea, sino más bien tratando de llamar a mi mamá por su nombre de pila. Claro, de eso se dieron cuenta tiempo después. Hasta que eso ocurrió tomé litros  y litros de agua, porque cada vez que trataba de decir algo que para mí sonaba  como Elba, mi familia pensaba que tenía sed. 

Lamentablemente nadie viene con un manual de instrucciones, cosa que sería de suma utilidad. Por lo menos en mi caso hubiera servido y mucho.

Mi verba y yo crecimos juntas, a la par, cabeza a cabeza, codo a codo. Me acompañaba  a todos lados, no me dejaba ni a sol ni  a sombra, lo que en ocasiones representaba un verdadero problema.

Cuando estaba en edad escolar se me hacían tres serias  imputaciones, en realidad eran algunas más pero no pienso declarar en mi contra.

Mis docentes decían que yo era muy charlatana, inquieta y distraída. Lo peor es que todos coincidían en el diagnóstico, era unánime.  Nunca ví a  tanta gente ponerse de acuerdo en algo.

Todos me decían que si lograba modificar esas tres máculas en mi conducta,  podía llegar  a ser una buena alumna.  Ellos hablaban con una convicción, con una seguridad, con un aplomo... Les parecía algo tan fácil, simple y sencillo que, la verdad, quedé casi convencida.

Reconozco que lo pensé a conciencia y por mucho más tiempo que un minuto (soy un poco ansiosa).

La promesa era tentadora, valía el intento, pero, ¿cómo dejar de hablar, como hacerlo? Era algo inherente a mí. Pedirme que dejara de hablar era más o menos como pedirme que dejara de respirar.

Lo importante es que la esperanza es lo último que se pierde. El año recién comienza, al igual que la década. Quien sabe, a lo mejor lo tomo como  propósito, ¿más vale tarde que nunca?.

Besooo.

martes, 1 de febrero de 2011

Raras rarezas de las que raramente nadie carece

 

A diferencia de lo que dicen de las brujas, (eso de "que las hay, las hay", aunque nadie las haya visto, tal vez porque que no se han fijado bien...), ellas si existen. Las hay de distintos  grados y variedades.

Algunas son  comunes,  otras  más extravagantes. De lo que estoy total y absolutamente segura es que son como el corazón, todos tenemos una.

Por si no se dieron cuenta damas y caballeros, teniendo en cuenta que no son adivinos, paso a contarles que me estoy refiriendo a obsesiones y  rarezas que andan por el mundo de la mano de algún ser vivo.

En mayor o menor grado todos las tenemos, o conocemos a alguien que las tiene por todos nosotros. Claro, no es mi caso, yo tengo las mías, varias.

No sin vergüenza paso a enumerar alguna de ellas. Las más comunes: ver si la puerta de calle esta cerrada. Muchas veces he hecho levantar a mi consorte para que verifique, ¿les conté que es un amor, no?. Hace 4 meses que no tenemos gas, pero cuando lo teníamos controlaba varias veces si estaban cerradas todas las llaves. Otra cosilla es  que cierro las canillas hasta romper los cueritos para que no pierdan.

Algunas de las más peculiares:  odio los números impares. Entonces, todo lo que hago tiene que resultar en un número par. Por ejemplo, si corto una fruta, me tiene que quedar un número par de trozos. Compré cosas por que eran feas, y me daba lástima pensar que nadie las iba a comprar. Ya sé que son objetos y no tienen sentimientos, pero yo sí los tengo. Cuando termino de comer tengo que lavar inmediatamente los platos, no soporto verlos sobre la mesa. Tengo cierta pulsión por caminar o sentarme en determinado lugar. Nunca me siento en el medio, siempre a los costados y jamás de espaldas a una puerta.

Para que no crean que yo soy la única “rara”, les cuento una de Marco, uno de nuestros gatos, tiene compulsión por el telgopor y la goma eva. Cada vez que ve uno de estos materiales, los destruye a mordiscones. Seguramente ellos lo provocan de alguna manera, al menos eso es lo que él nos dice.

En fin, estas y otras cosillas extrañas son las que me aquejan, pero quien no las tiene,  todos las tenemos, creo ...

Besoo

Se ha producido un error en este gadget.