viernes, 14 de enero de 2011

¿Hombre prevenido … vale por dos?

 

Parece que uno de los empleados de Presidencia es un señor muy previsor. Entonces se dijo "Voy a llevarme la platita de los viáticos de la tripulación del Tango a casa, así voy ganando tiempo".

En realidad ganar,  lo que se dice ganar,  no ganó nada. Pasó todo lo contrario, perdimos todos. Porque cuando el señor bajó del auto  que, solidariamente. lo había llevado hasta su morada, ¡paf!,  se topó con dos cacos, que, casualmente iban pasando por ahí y le robaron los pesitos de los viáticos.

Seguramente estos mal vivientes pudieron ver, gracias a su vista de rayos X, que su víctima llevaba unos dinerillos.

Pero… ¡que infortunio! Eso es tener mala suerte. Todo mi andamiaje cultural se  desmorona ante mí,  yéndose propiamente al drenaje, con perdón de la expresión.

¿Que está pasando con los dichos populares, que siempre funcionaron como un verdadero respaldo científico? ¿Que pasó con eso de que "Al que madruga Dios lo ayuda", o eso de que "El hombre prevenido vale por dos"?

A este señor lo han abandonado de todo abandono. Ahí solo un hombre madrugador y prevenido. Dios no lo ayudó  y mucho menos valió por dos. En realidad "los dos" fueron los que le sacaron los dinerillos.

¿Se dan cuenta?, la inseguridad es una "sensación" que hasta nos hace desconfiar  de los dichos populares

Buen fin de semana y cuidaos mucho

Besoo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.