martes, 14 de junio de 2011

Restricciones sin estímulo

 

Quisieron favorecerla estimulándola, pero ella no respondió debidamente a los estímulos. La estrategia debería replantearse, debería barajarse y dar de nuevo. Darle otra oportunidad.

Buscar otros estímulos que si la estimulen. Tal vez los usados no fueron suficientes, tal vez fueron tímidos, tal vez sutiles, tal vez vanos. Nada de lo que se ha intentado bastó.

Todavía nada alcanzó para sacarla de su letargo, de su inercia, de todo aquello en lo que esta inmersa y la hace inalcanzable, impenetrable al incentivo, al acicate, al impulso.

Sólo quedaron las esperanzas, las ganas. Flota en el aire la promesa no cumplida, las expectativas no cubiertas, el desánimo y el vacío nos embarga. Poco o casi nada va quedando de lo que ha venido de otras tierras. Se incrementa la incomunicación, el silencio, disminuye el esparcimiento, y la dulzura.

Todo aquello quedó atrás, muy atrás. Pronto sólo serán recuerdos, gratos, pero recuerdos al fin. “Él” está firme, no entiende de razones. Tiene en sus manos ese acicate que hará que los engranajes funcionen, pondrá en marcha la profecía de la auto provisión. Lo predicho se cumplirá. “Él” no va flanquear la entrada a lo que venga de otro terruño, hará valer la autosuficiencia. El mismo que hace todo para todos, ahora no quiere hacer esto por nadie.

Y si, otra vez “Él”, el padre del “Para todos” sólo para algunos. Esta emperrado, empecinado, empacado (y todos los empa que conozcan y se les vengan en este momento a la cabecita). No quiere ni oír hablar de las importaciones que se acumulan y acumulan. Dice que no, que la industria nacional tiene que ser estimulada, que acá se puede fabricar, que con que necesidad vamos a traer de afuera si acá hay de sobra.

Pero la realidad es otra, el enunciado seria más o menos así: “sin inversión no hay impulso ni estimulo que valga”. ¿Qué vamos a hacer entonces, esperar sentados tranquilamente a que alguien mágicamente haga que la industria produzca de alguna manera Harry Pottiana y nos provea de todo lo que necesitamos?

Mientras tanto iremos pensando en algunos sucédaneos, para los telefonos, electrodomésticos, PC y sus partes, juguetes, suelas de zapatos, endulzante y botones. Si nos estamos quedando sin botones, no sé si esto es lo más grave, pero estoy convencida que vamos a tener que darle un cierre.

Besooo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.